fbpx
Cerrar
Principios básicos del diseño gráfico para publicistas

Principios básicos del diseño gráfico para publicistas

En nuestro artículo anterior, Branding: Introducción al diseño gráfico para publicistas, explicamos por qué la primera impresión es tan importante para las marcas. Ahora nos toca definir los principios básicos del diseño gráfico para que puedas colaborar con diseñadores al construir o transformar la identidad visual de tu marca. Estos conceptos alimentarán tu criterio para fundamentar cada decisión, entender por qué funciona cierta imagen y proponer nuevas ideas.

Entonces, ¿cuáles son estos principios y cómo puedes aprovecharlos?

Elementos principales del diseño gráfico

Las líneas, el color, la forma y el contraste son algunos de los elementos que los diseñadores usan para comunicar un mensaje. Al conocer sus funciones concretas, serás capaz de señalar qué aspecto de una imagen no está funcionando o puede ser mejorado (en lugar de simplemente decir “no me gusta” sin indicar una dirección clara, causándole dolor emocional al diseñador).

Las líneas pueden enmarcar el mensaje principal o guiar la mirada hacia lo que te interesa. Considera esto antes de usarlas solo por su efecto visual y estético, porque pueden ser una distracción. Por otro lado, piensa en el mensaje que los diferentes tipos de líneas pueden enviar, como el movimiento y dinamismo de las líneas diagonales o la estabilidad de las líneas rectas. ¿Qué ideas quieres asociar con tu marca? ¿Dinamismo, estabilidad o algo más?

El color es otro elemento que no debes subestimar ni elegir arbitrariamente. Como es un tema infinito pero súper interesante, te recomendamos estos artículos: La teoría del color en la fotografíaEl impacto emocional del color en el marketing.

La forma depende de las líneas que la conforman y del contraste. Por ejemplo, los cuadrados y triángulos son formas geométricas que todos conocemos, pero entre las tendencias del diseño gráfico están las formas orgánicas que nos recuerdan lo más espontáneo de la naturaleza.

El contraste se trata de usar colores muy diferentes para lograr que una parte de la imagen resalte mucho más que las otras. Por ejemplo, en un anuncio publicitario sin contraste de tonos, ningún elemento llamará la atención y el texto se puede perder o confundir con el fondo. Lo que nos lleva a hablar de…

Tipografía

El estilo de la tipografía puede dar o restar peso a las palabras. Por un lado, su tamaño y distribución en la imagen puede generar el efecto estético que buscas, como un anuncio minimalista y conciso que intriga a la audiencia o uno más enérgico e impactante, como el de un festival de música con los nombres de las bandas.

No olvides que la tipografía por sí sola también comunica mucho. La misma palabra o frase puede generar diferentes interpretaciones o sensaciones por su tipografía y lo que asociamos con ella. Por eso el anuncio de una marca de ropa deportiva difícilmente tendrá la misma tipografía que el anuncio de un spa: uno quiere hacerte sentir activo para salir a correr y el otro quiere que te relajes y vayas por un masaje.

Piénsalo bien antes de usar más de dos estilos de tipografía en el mismo diseño. Con más estilos mezclados, tu mensaje empezará a ser confuso para tu cliente ideal.

Énfasis

“¿Y si quiero usar un montón de estilos distintos para llamar la atención y ser diferente a las marcas que solo usan dos tipografías?” Bueno, cualquier cosa es válida si tu propósito es claro y estás seguro de que te ayudará a lograrlo. Pero pregúntate esto: ¿De qué sirve atraer muchas miradas que dejarán de ver tu anuncio en pocos segundos porque no entienden nada?

Antes de empezar a diseñar algo, el mensaje tiene que ser claro. Y dentro del mensaje tiene que existir una jerarquía: una idea principal que tendrá más énfasis (más importancia en relación al resto de los elementos). Recuerda que la gente no se tomará la molestia de leer todo, por eso solo debes incluir lo esencial y llevar la atención a la información indispensable con la ayuda de los elementos que mencionamos (tipografía más grande, contraste más marcado, etc). “¿Y si todo es importante?” No, no, no. Tienes que decidir y organizar la información por prioridades.

Balance

El balance está relacionado con el diseño simétrico o asimétrico. Para que el diseño tenga balance, debes distribuir los elementos de una forma equilibrada en lugar de colocar todo el peso en el lado izquierdo, por ejemplo. Si la identidad de tu marca es tradicional o quieres transmitir estabilidad, seguramente prefieres la simetría.

Por el lado del diseño asimétrico, no confundas la asimetría con el caos o el desorden. Aunque la composición no esté nivelada, la organización no es arbitraria y debe mantener cierta armonía al transmitir el mensaje como lo mencionamos en los puntos anteriores.

Repetición

Aunque asociamos la palabra “repetición” con cosas poco originales, la repetición es un requerimiento de la identidad visual definida y el branding reconocible, y de ninguna manera impide la innovación. Como lo explican en este artículo de 99designs, si solo usas cierta tipografía o color una vez, es un error. Si lo usas varias veces, es un motivo.

Como publicista, puedes estar tentado a imitar el estilo del diseño gráfico de otra marca que te encanta, pero vale la pena encontrar tu propia dirección y entender los fundamentos del diseño. No para seguir las reglas o tendencias ciegamente, sino para aprovecharlas y experimentar con ellas hasta descubrir lo que funciona para ti. ⚡

Fuente

Imagen destacada por Salvador Cueva (Portafolio disponible en capptu.com)

Banner Capptu Cameo22 marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami