fbpx
Cerrar
Clickbait: 10 razones por las que funciona

Clickbait: 10 razones por las que funciona

Este artículo no está escrito como lista. No contiene varias imágenes, videos o tweets y la razón número 8, 9 o 10 no te sorprenderá. De hecho, difícilmente encontrarás información nueva aquí. El clickbait existe porque las exigencias del mercado son demasiadas y para cumplir con el número de artículos requeridos al día tenemos que obligar a nuestros redactores a producir mucho contenido muy rápido, lo que los deja muertos por dentro en cuanto a su creatividad, motivación e impulso artístico. Ellos alguna vez quisieron escribir novelas pero este trabajo los hace odiar la escritura y arrepentirse de haber estudiado humanidades.

Pero continuemos: este artículo es la reproducción de muchos otros, con una estructura ligeramente distinta y algunas fuentes y referencias mezcladas. La referencia de la referencia de la referencia. La información está tan diluida, tan reescrita y parafraseada, que sólo te quedará un mal sabor de boca y algo de resentimiento por haber perdido un  par de minutos de tu vida si llegas al final de la lectura.

Me atrevo a decir que sí llegarás al final, porque vamos a usar tus miedos e inseguridades para llamar tu atención, con títulos como Las 7 cualidades que los hombres buscan en las mujeres pero no se atreven a admitir (y viceversa). También usaremos tu ego para ganar shares, con artículos que dicen que las personas impuntuales o las introvertidas o las más desordenadas en realidad son genios con el coeficiente intelectual más alto (fuente: estudio), y lo compartirás porque todos queremos que nuestros defectos terminen siendo virtudes ocultas.

Fotografía de una chica sorprendida.
Fotografía por Pedro Salas

Eso no es malo. Todos somos inseguros y cada persona tiene su manera de lidiar con esa inseguridad, como leer un horóscopo para encontrar significado en medio de la incertidumbre o declarar que odia la astrología para sentirse como un defensor de la ciencia y la razón. No pasa nada. Este artículo no es una crítica hacia las personas que comparten estas cosas. Tampoco es una crítica hacia los medios de comunicación que tienen que recurrir a estas fórmulas por cuestiones económicas. La situación está difícil y hay que comer, hay que pagar cuentas, y si tenemos que usar memes para tener un par de lectores más, lo haremos.

Para atraer a un público más profesional, también usaremos un lenguaje vago que suena sofisticado y que en realidad no dice nada. Claro que sólo tenemos la mitad de una idea, entonces la repetiremos muchas veces de diferentes maneras. Hablaremos, por ejemplo, sobre cómo aumentar el engagement. O la fidelidad del consumidor. O las interacciones. Vamos a crear contenido sobre contenido. Vamos a escribir una lista de reglas infalibles en lugar de aplicarlas y pensarás que estás aprendiendo algo pero no aprenderás nada. O tal vez sí, tal vez empieces a hablar como nosotros, a usar las buzzwords y el tono correcto para continuar con la farsa.

Sin embargo, a través del océano de contenido vacío se escapará un texto con un poquito más de corazón. Uno que te hará llorar en el metro, que te hará descubrir algo que no sabías de ti mismo, o que simplemente te hará reír. Eso es tan valioso como una revelación profunda que te cambia la vida. No tenemos que crear obras maestras todo el tiempo, pero sí tenemos de ofrecer algo verdadero y auténtico al menos una vez por semana. Algo real. Eso es lo único que importa.

¿Notaste cómo usamos la polémica para hacerte llegar al final del artículo? ¿Apreciaste la cursilería del párrafo anterior?

Eso es lo que hace el clickbait y la extensión del clickbait a lo largo de un artículo para que sigamos leyendo y así poder decirle al anunciante publicitario que, en promedio, la gente pasa 4 minutos en la página (una eternidad virtual). Pero esto no es nuevo, la gente sabe reconocerlo y muchos lectores no toman en serio a los medios de comunicación que lo usan demasiado. Entonces, como lectores y creadores de contenido (ahora todos somos las dos cosas), ¿seguiremos recurriendo a los poderes limitados de estas fórmulas?

Después de esta reflexión profunda, dale like y compártelo.

Imagen destacada por Álvaro Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami