fbpx
Cerrar
Mejora la imagen de tu marca o negocio con una sesión fotográfica sin costo. Solicítala ⚡️
Bloqueo creativo: tips para evitarlo en tu home office

Bloqueo creativo: tips para evitarlo en tu home office

El bloqueo creativo incluye una serie de síntomas. El más claro es la dificultad para terminar e incluso empezar cualquier proyecto o tarea creativa. En pocas palabras, las ideas no vienen a ti o las que surgen no te parecen realmente buenas. 👩‍💻🚫

Bloqueo creativo

La solución a tu bloqueo particular es la introspección que te permite entender los síntomas que lo acompañan, síntomas distintos para cada persona. Entonces, más que compartir “hacks” para evitarlo o solucionarlo, compartiremos varias ideas y ejercicios que te ayudarán a encontrar la fuente de tu bloqueo creativo y saber qué hacer cuando la encuentres.

Antes de empezar, una aclaración. En tiempos de home office y distanciamiento social es completamente comprensible que las ideas no vengan con facilidad. Estamos pasando por un momento histórico lleno de incertidumbre global y personal: sé paciente contigo mismo y tu proceso.

Ahora sí, ahí van las recomendaciones:

Fotografía de mano a contraluz, bloqueo creativo.
Fotografía por Jimena Rodríguez (Portafolio disponible en capptu.com)

Estudia el proceso creativo de otros (para descubrir el tuyo)

Este artículo de WePresent sobre el trabajo de Romain Laurent incluye mucha sabiduría sobre este tema. Cuando tenemos una nueva idea que nos encanta, la emoción inicial es intensa. Nos llenamos de energía y motivación, creemos que es la mejor idea del mundo y nos sentimos afortunados porque la idea nos eligió a nosotros para ejecutarla. Sin embargo, la emoción se disipa poco a poco. Como lo describe Romain: empezamos a ver los errores, a dudar de toda la idea.

Romain entiende que esos “ups and downs” son parte del proceso creativo. Por eso trata de sacarle el máximo provecho a la emoción del principio. Pone música animada, se alimenta de esa energía y se convierte en su propio animador para convencerse de que vale la pena ejecutar la idea. De esa manera, cuando viene la parte difícil de la inseguridad, puede seguir adelante hasta sentir la satisfacción de ver el resultado final.

Todos dudamos de la calidad de nuestras ideas. Así que debes encontrar tus propios recursos para recuperar la emoción y seguir adelante.

Retrato de chica aburrida en casa, bloqueo creativo.
Fotografía por Eder Gutierrez (Portafolio disponible en capptu.com)

Contra el perfeccionismo

Como lo mencioné al principio, seguramente sí estás lleno de ideas pero ninguna te parece muy buena. Las personas creativas saben que el bloqueo creativo casi siempre nace del perfeccionismo o, para ser más precisos, del miedo a terminar las ideas que sí tienes (prefieres esperar una Idea Perfecta que nunca llega). Es decir:

  1. Miedo a descubrir que necesitas trabajar más para obtener un buen resultado. Lo que toma tiempo y esfuerzo, y no pasará en la primera semana o el primer año. (En serio, las ideas más ambiciosas toman tiempo, por eso tienes que empezar ya.)
  2. Miedo a que otras personas piensen que tus ideas son demasiado raras o, por el contrario, que no son muy originales.

Ahí está la diferencia entre alguien que produce y alguien que se queda sin hacer nada (porque todos somos creativos, TODOS): uno toma el riesgo, el otro no.

Separa la creación de la edición

Los consejos de Ray Bradbury son mis favoritos y los recuerdo antes de escribir cualquier cosa. Así lo explica: “He tenido un cartel encima de mi máquina de escribir por más de 25 años: ¡No pienses!” ¿Qué quiere decir con eso?

Dividir el proceso creativo en dos partes es muy útil. La primera se trata de crear sin pensar, solo sentir y perseguir tu intuición. Escribe las ideas que vienen a tu mente sin filtro, sin editar o analizar si funcionan o no. Eso vendrá después, pero tienes que darles toda la libertad para surgir. Tienes que dejarlas salir sin juzgar o criticar.

Después de dejarte llevar por tu creatividad más desinhibida, comienzas a editar y a ver el material con ojo crítico. Modificar, ajustar, borrar lo que no sirve para dejar que brille el resultado final. En resumen, evita mezclar dos procesos que son muy distintos. No empieces a editar muy temprano porque cortarás tu propia inspiración.

Imagen de un libro abierto con lentes, bloqueo creativo.
Fotografía por Lidia Garcia (Portafolio disponible en capptu.com)

Descubre lo que el bloqueo creativo quiere decirte

Este consejo de Bradbury también me encanta: “El bloqueo de escritor es solo una advertencia de que estás haciendo algo equivocado. (…) Tu inconsciente te está diciendo: ya no me caes bien. Estás escribiendo sobre cosas que no me interesan para nada…”

Eso me hace pensar en algo que hemos mencionado antes en Cameo22: si tu propio contenido no te emociona, ¿por qué crees que será atractivo para alguien más? Con el tiempo lo notarás: cuando publicas algo que te gusta, la gente lo recibe con más entusiasmo. Así mismo, cuando publicas por publicar, sin muchas ganas, recibe tres likes y dos de ellos son de tus papás.

Para terminar recuerda esto: el mundo está cambiando. Todos estamos descubriendo lo que no funciona, la precariedad de muchas situaciones y cómo se pueden derrumbar en una crisis. ¿Qué puedes crear en medio de todo esto? ¿Qué vale la pena construir? Para ti mismo, para la gente que te rodea y para una audiencia.

Mientras todo lo demás es incierto, espero que encuentres fuerza y seguridad en tu vida creativa. ✍

Imagen destacada por Miriam García (Portafolio disponible en capptu.com)

Banner Capptu Cameo22 marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami