fbpx
Cerrar
Autorretratos: tips y ejercicios para experimentar con tu imagen

Autorretratos: tips y ejercicios para experimentar con tu imagen

En nuestro artículo sobre Cómo construir una marca personal en redes sociales mencionamos los beneficios de colaborar en proyectos creativos en lugar de competir. Aunque esas colaboraciones son importantísimas, también tenemos que admitir que algunas personas (me incluyo) aman trabajar solas por muchas razones. Y si lo tuyo es la fotografía, tomar una serie de autorretratos es una de las formas más accesibles de practicar, experimentar y desarrollar tu estilo con total libertad.

Beneficios (y retos) de experimentar con los autorretratos

Además de la autoexpresión y la posibilidad de mejorar tu perfil de Instagram, lo práctico de los autorretratos es que no tienes que preocuparte por fallar mil veces e intentarlo muchas más. Puedes decidir tu ritmo sin sufrir por el tiempo limitado de un modelo y olvidar la timidez o el pánico escénico.

Por otro lado, el autorretrato es más difícil en este sentido: cada uno conlleva un proceso de introspección. Cada decisión o elemento incluido en la imagen, incluso una pose, desata una serie de preguntas sobre quién eres y cómo quieres presentarte.

¿Por qué esa locación? ¿Representa algún aspecto de tu personalidad o estado de ánimo? ¿Por qué esa ropa? ¿Así te vistes todo el tiempo o estás expresando algo que no te atreves a mostrar en tu día a día? ¿Y por qué esa pose? ¿Estás mostrando algo genuino o estás actuando? ¿Pensarán que eres “falso” o pretencioso si la publicas? ¿Eso importa? ¿O sólo es tu crítico interno diciéndote que ni lo intentes?

Si estas preguntas (incluso las más extrañas) no te paralizan, te pueden ayudar a explorar las posibilidades de tus autorretratos. Con la práctica, la inseguridad desaparecerá y podrás perseguir cualquier cosa que despierte tu interés en el momento.

Retrato de hombre joven con edición fotográfica de doble exposición, autorretratos.
Fotografía por Bruno Doinel (Portafolio disponible en capptu.com)

Tips y ejercicios creativos

Mientras superamos los obstáculos psicológicos que nos impiden experimentar con los autorretratos sin miedo, también tenemos que superar los obstáculos técnicos. El más evidente es el hecho de que estarás en dos posiciones: fotógrafo y modelo. Eso aumenta la duración de la sesión de fotos porque tendrás que moverte de un lado a otro para ajustar la configuración, tomar la foto, revisar si todo salió bien y repetir el proceso. Ahí van los tips:

El tripié es tu amigo

Si no tienes un tripié, tal vez es hora de invertir en uno (es muy útil en general, no sólo para autorretratos). Aunque puedes poner tu cámara en una mesa o encima de varios libros (¡No la pongas encima de almohadas, por favor!), el tripié te da más libertad para ajustar la altura de la cámara, la distancia y los ángulos.

Recuerda que todo eso tiene diferentes efectos en las imágenes. Desde el impacto emocional de los planos hasta las proporciones de tu cara y cuerpo.

Efectos de iluminación

Al tomar fotos para un cliente, en la mayoría de los casos tenemos que seguir las reglas de la composición y la iluminación tradicional. Por eso los autorretratos son la excusa perfecta para romper esas reglas y tomar fotos únicas. Por ejemplo, en los retratos es recomendable usar luz suave para no crear sombras tan fuertes y dramáticas en el rostro. Pero tal vez tú tienes ganas de ser dramático y la luz dura te ayudará a expresarlo. Haz lo tuyo, go crazy.

(Paréntesis: cuando practicas por tu cuenta, sacando toda tu individualidad artística, tus fotografías para clientes se vuelven más interesantes sin perder su aspecto comercial.)

Autorretratos, mujer joven en blanco y negro.
Fotografía por Mónica Loza (Portafolio disponible en capptu.com)

Selección de la locación, ropa y colores

Esta es la parte más divertida de preparar una serie de autorretratos. Puedes elegir cada cosa por separado, pero lo recomendable es entender cómo se complementan. ¿De qué manera puedes combinar los colores o texturas de la locación con tu ropa? ¿Qué contrastes interesantes puedes generar?

Puedes, por ejemplo, buscar una pared de un color claro y uniforme para agregar otro color contrastante e intenso con tu ropa. Otra opción es buscar colores similares en todos los elementos de la imagen (diferentes tonos de ocre o cualquier color que te interese) para que tu foto tenga una atmósfera bien definida.

Incluso si no encuentras los colores ideales en lugares cercanos, un poco de edición fotográfica puede mejorar tu imagen final.

Composición

¿Cuál es el propósito de tu autorretrato? Tal vez sólo quieres crear imágenes placenteras y estéticas para mejorar tu portafolio. Tal vez quieres contar una historia personal y explorar diferentes maneras de contar algo sin palabras, usando los elementos visuales de una foto. Las dos cosas merecen todo tu entusiasmo, sobre todo al pensar en la composición.

En el caso de las historias, vale la pena recordar los planos fotográficos y su relación con el cine. La regla de tres en el storytelling también es un recurso infalible en cualquier tipo de foto: nuestro cerebro procesa mejor la información cuando está dividida en tres. Por eso una buena restricción es incluir sólo tres elementos (fondo, sujeto y otro punto de interés para la mirada) en tus autorretratos.

Retomando el tema del trabajo fotográfico para clientes, es muy posible que con el tiempo lleguen esos clientes ideales que aman tu trabajo único y te buscan precisamente por eso. Mientras tanto, disfruta el proceso de creación con la ayuda de tu propia imagen. ⚡

Fuentes: Sorelle / Brandon Woelfel

Imagen destacada por Angelica Arredondo (Portafolio disponible en capptu.com)

Descarga Capptu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami