fbpx
Cerrar
La iluminación en tu bolsillo: el crecimiento de las apps de meditación

La iluminación en tu bolsillo: el crecimiento de las apps de meditación

Si consideramos el tiempo que pasamos leyendo información fragmentada a través de tweets, publicaciones de Facebook y títulos de fotos en Instagram, no debería sorprendernos el hecho de que nos cuesta terminar un artículo de 500 palabras, y ni hablar de la novela clásica de 600 páginas que siempre hemos querido leer.

Así mismo, tampoco debería sorprendernos el hecho de que muchos están buscando la solución de ese problema (la distracción crónica) en la misma tecnología que lo causó en primer lugar. Apps como Forest, con creadores que plantan un árbol si pasas cierto tiempo sin conectarte, surgieron para ayudar al medioambiente mientras te ayudan a estar más presente en tu vida. Pero otras apps buscan llevar esa presencia a otro nivel.

La lista de los beneficios promocionados es larga: mayores niveles de concentración y relajamiento, mejores noches de sueño y días de eficacia mental, y bendiciones que van desde lo físico hasta lo espiritual. ¿Qué medicina milagrosa puede ofrecer tanto? La meditación, en palabras simples, se puede definir como un método de entrenamiento de la mente. ¿En qué consiste, exactamente?

Las técnicas de meditación han existido por mucho tiempo y se trata de una disciplina compleja, pero en los últimos años se ha popularizado una versión digerible que incluye ejercicios de respiración y visualización para las personas que están interesadas en sus beneficios pero no tienen la intención de llevar una vida ascética de monje tibetano.

Apps como Stop, Breathe & Think, Headspace y muchas más se han aprovechado de esa simplificación y han adaptado la meditación guiada para el público general. Andy Puddicombe, el creador de Headspace, usa su voz para enseñarte lo que puedes hacer para alcanzar un estado mental de claridad y paz: enfocarte en tu respiración, en sensaciones corporales, y no juzgar tus propios pensamientos.

Para los que no están familiarizados con términos como mindfulness, todo el asunto puede sonar como algo que sólo disfrutan los “hippies” que predican el anticonsumismo y las personas que comparten frases motivacionales en Facebook. Pero la realidad es otra: desde hace varios años, los cursos de meditación están presentes en lugares como Silicon Valley, en el mundo de los negocios y en la rutina de más de un CEO (motivados por Steve Jobs y su entusiasmo por el Budismo Zen).

El uso de una disciplina espiritual para aumentar la productividad en las empresas puede sonar extraño, pero en un mundo que nos exige cada vez más (más rapidez, más efectividad, y más atención para abarcar tantos cambios simultáneos y tener éxito), usaremos todos los recursos que tenemos a la mano para ser un poco más felices en el trayecto.

Fuente

Imagen destacada por: Alfredo Méndez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami